Documentos de consulta > Detalle
08/08/2004

Atyguazu (Brasil)

El Proyecto Atyguazu trata de actuar en una región de la ciudad histórica de Paraty,en el estado de Río de Janeiro.

El Proyecto Atyguazu trata de actuar en una región de la ciudad histórica de Paraty,en el estado de Río de Janeiro.

El área específica de estudio se localiza en la provincia de Paraty Mirim, área designada por los órganos de salvaguarda comunitarios y nacionales del país, actual candidato real al título de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por el valor histórico y ambiental, testigo de importante parte de la historia evolutiva de este país y de la humanidad en sus descubrimientos.


“Nos construimos en la lucha para florecer mañana como una nueva civilización,mestiza y tropical, orgullosa de sí misma.Más alegre porque más sufrida;mejor, porque incorpora en sí más humanidad.Más generosa porque está abierta a la convivencia con todas las razas y todas las culturas,y porque se asienta sobre la más bella y luminosa provincia de la tierra.”




Introducción


En su formación histórica la población brasileña posee descendencia de tres principales troncos raciales: los colonizadores blancos portugueses, los negros traídos de África para el trabajo esclavo y finalmente, los nativos, llamados indígenas, por un equívoco histórico (cuando se pensaba haber llegado a las Indias), y así se perpetuaron.


La unión de esas razas vino formando,a lo largo de 500 años,la mestiza cultura brasileña, mostrando facetas de un pueblo de rica cultura y de carácter peculiar.Sin embargo, la belleza de la formación de esta raza, hoy constituida nación, no tuvo en su trayecto de desarrollo ninguna planificación.Con el paso de los siglos,se fueron agravando y profundizando heridas abiertas en la sociedad brasileña que privó a una significativa parte de su pueblo del pleno derecho a la ciudadanía.


Desde su concepción,el Proyecto Atyguazu,trata de unir este trayecto histórico de un pueblo e intenta, a través de acciones concretas, dar una respuesta al hiato social en el cual vive una parte de la población brasileña. Se recoge una visión amplia, que contemple en la concepción del derecho a la ciudadanía no sólo el derecho a los servicios públicos básicos de cada ciudadano, sino que también configure una inmersión en la discusión del fortalecimiento y salvaguarda cultural de la memoria de un pueblo para su propia valorización y afortunada y digna preservación. Todos estos conceptos, deviene, sin embargo, aliarse con la práctica de la ciudadanía y su vivencia diaria. Toca al propio pueblo saber decidir su destino y tomar conciencia de su valor,haciendo valer su poder de democracia viva, tomando decisiones técnicas, cuando sean necesarias.



El Proyecto


Bajo la óptica de la sociabilización de una parte de la población actualmente sin acceso a la política y de ciudadanía disminuida, el Proyecto Atyguazu trata de actuar en una región de la ciudad histórica de Paraty, en el estado de Río de Janeiro.


El área específica de estudio se localiza en la provincia de Paraty Mirim, área designada por los órganos de salvaguarda comunitarios y nacionales del país, actual candidato real al título de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por el valor histórico y ambiental, testigo de importante parte de la historia evolutiva de este país y de la humanidad en sus descubrimientos.


Paraty Mirim, específicamente, es un área rural, de gran proximidad a la malla urbana de Paraty y de conexión física ya consolidada por carreteras y mar. Área Nacional de Preservación Ambiental,sus límites abrigan,además de su importante reserva verde, una parte populacional especialmente diferenciada. Aquí se encuentran,desde hace siglos siglos, a través de sus antepasados y actuales descendientes, tres grupos de poblaciones de hábitos tradicionales, a saber: indígenas Guaranis Mbyás; descendientes de grupos de esclavos fugitivos de las antiguas haciendas de ingenio o simplemente Quilombolas y la población Caiçara, fruto de la mezcla del portugués y de los indígenas brasileños y que hace siglos ocupan el litoral de las matas brasileñas.Ese rico patrimonio cultural que ahí se concentra no por casualidad, es una herencia histórica que se remonta a los tiempos de la colonización de Brasil,donde Paraty Mirim se configuraba como principal puerto de recepción y venta de esclavos,y juega el papel de portal de entrada de la Carretera Real, conexión del litoral y la antigua Villa Rica, (actual Ouro Preto, ya patrimonio de Área del Proyecto Darcy Ribeiro, en “O Povo Brasileiro” la Humanidad), entonces capital de la colonia en el siglo del Oro. Como testimonio de este periodo,se conserva en la ensenada de Paraty Mirim el Conjunto Histórico del mismo nombre, formado por: la sede de la antigua hacienda de esclavos, la senzala (local donde se “almacenaban ”los esclavos), la Iglesia, del setecientos, de N ª. Sra. de la Concepción, donde eran bautizados los negros, y las ruinas del antiguo Mercado de Esclavos, donde éstos eran vendidos.


En este contexto,el fortísimo flujo turístico bajo el cual actualmente vive la ciudad de Paraty, viene acarreando al municipio en su totalidad un proceso especulativo desordenado, castigando a las comunidades más carentes, que han sucumbido a este tipo de presión. La invasión de áreas de protección ambiental por casas de veraneo, procesos de grilagem o desmantelamiento del ambiente natural y político-social adecuado viene desequilibrando la armonía de la vida tradicional de estos pueblos, desmantelando sus comunidades y acabando con culturas de casi cinco siglos de existencia, borrando la memoria de un pueblo y haciéndole sufrir.


En cooperación técnica al Instituto de Tierras y Cartografía del Estado de Río de Janeiro (*ITERJ), la *Ong Verde Ciudadanía desarrolló una propuesta de acción, en búsqueda del fortalecimiento de estas comunidades a través de la valorización y concienciación de su importancia, en cuanto patrimonio nacional de la cultura brasileña, añadiendo a esto la valoración de sus potencialidades actuales, vislumbrando la generación de renta y de convivencia pacífica y segura con la llegada del turismo, sin la pérdida de sus características tradicionales.


De este conjunto de intenciones nace el Proyecto Atyguazu (“Gran Reunión ”en el idioma indígena “guaraní ”). Se propone así la creación del Fórum Permanente de la Tres Culturas, para ser implantado en las ruinas de la antigua hacienda, dentro del Parque Ambiental Comunitário de Paraty Mirim, y por lo tanto, próximo a las comunidades allí presentes. Este forum tendría como misión promover el enlace de las culturas tradicionales, Guarani Mbyá, Quilombolas y Caiçaras, y propiciar el escenario para la manifestación de sus creencias, danzas y ritos; además de convertirse en lugar de exposición, recepción y divulgación para el turista de la importancia de la cultura tradicional en la formación del pueblo brasileño y en la preservación del medio ambiente, entendiéndolo como parte del mismo. Se pretende una acción de actuación profunda en la formación cultural de las futuras generaciones de esos pueblos, reforzando sus convicciones y recapacitando sobre su responsabilidad ambiental en relación a su medio ambiente.


Dividido en 3 fases,la primera de ellas comprendía el levantamiento de las demandas locales junto a las comunidades y la elaboración del Proyecto de Restauración del conjunto histórico. Iniciado en Enero de 2004, el Proyecto de Restauración,que contempla las necesidades locales, ya se encuentra concluido, habiendo inclusive sido condecorado como primer premio,distinguido “con Alabanza”, en los premios anuales 2004 del Instituto de los Arquitectos de Brasil (IAB-RJ). Este proyecto ya posee avances concretos en lo que respecta a la a la subvención de su ejecución, encontrándose ya firmados la sesión del proyecto arquitectónico y el acuerdo de cooperación técnica con el ITERJ, gestor del área, y demostrado apoyo del Instituto Provincial de Florestas (IEF-RJ), órgano compañero de la comunidad, que ya posee presupuesto para las obras de restauración.


En el objetivo de dar continuidad al trabajo de forma clara y democrática, la segunda fase del proyecto ha empezado con la formación del Grupo de Trabajo Atyguazu (GTA), que pretende promover la discusión con las comunidades en la elaboración del Plan de Implantación y Gestión de la propuesta que tiene como finalidad unir la opinión de las comunidades mediante la discusión exhaustiva de los motivadores y productos de este proyecto e identificar compañeros (ONGS, ayuntamiento municipal, secretaría de cultura, turismo, habitación, etc.) para la 3 ªfase, la de implantación. Se pretende iniciar un proceso de organización social para el autoconocimiento, estimulando la unión ideológica de estos tres pueblos, interconectados por el carácter tradicional de la cultura que rige cada uno de ellos, hoy aún dispersos. Al iniciar un forum abierto de debate de la propuesta de uso y actividades, se pretende incrementar la puesta en valor de estas comunidades y de sus culturas, incentivando así su mantenimiento y permanencia.


Entendemos que, para una efectiva actuación en el fortalecimiento cultural de las comunidades en cuestión, la elección de la construcción compartida como propuesta, entre Técnicos y comunidades locales, debe hacerse realidad. Se legitiman las decisiones tomadas y se inicia un proceso de organización y cohesión social, fundamental para la permanencia consciente y sostenible de estas comunidades en la Reserva Ambiental Comunitariade Paraty Mirim. Además de eso, el resultado de estas discusiones, una vez implantadas, servirá de puerta para la defensa y preservación del medio ambiente local y de sus culturas, bienes culturales tangibles e intangibles, hoy bajo pena y riesgo de desaparición. Creemos que este proyecto, elaborado e implantado, suma esfuerzos y da subsidios, legales y de hecho, a la sostenibilidad de la región, defensa y preservación de su integridad físico-ambiental y cultural. Se crean medios para esta la defensa y vías de desarrollo ambientalmente correcto de las poblaciones allí presentes, adecuándose, de manera orientada, la llegada de nuevos actores como el turismo, transformando la convivencia en beneficio y minimizando su impacto, tanto cultural como ambiental.


Convencidos del compromiso e igual conciencia social, nos dirigimos a los compañeros de ACS-Sevilla en la búsqueda de los recursos necesarios para la ejecución de la segunda, y más importante, fase de este ambicioso proyecto. La subvención vendría para costear la contratación de dos profesionales de entre las áreas de las ciencias sociales aplicadas (arquitectura, servicio social, sociología, antropología, etc...)para el seguimiento de este proceso y como garantía de su buena ejecución. Se adjuntan las tablas con el presupuesto del proyecto, los gastos estimados y sus prioridades.


Terminamos con una reflexión sobre la memoria del arquitecto José Aguilera. En la sociedad como en las personas, la identidad se fundamenta en la memoria. Si la cultura es la personalidad de una sociedad, el patrimonio cultural es su memoria. Sin memoria no hay cultura. Sin cultura no hay sociedad.
facebook
twitter
linkedin